Puente de Piedra de Cabezón

Su origen que se remonta a la época bajo medieval, siendo anterior al Puente Mayor de Valladolid, es fruto de importantes reformas. La más destacada es la de 1587, que corre a cargo del maestro de cantería Juan de Ribero Rada. Posteriormente en 1638 se hicieron reformas en el paredón y la calzada y así ha llegado hasta nuestros días.

Este hermoso puente sobre el río Pisuerga está levantado en piedra sobre nueve ojos. Conteniendo la falda del Cerro de Altamira, hay un potente muro con contrafuertes, destacable porque son de los pocos que se conservan de estas características y que han sido restaurados en parte en el año 2.008. Con el desarrollo de la Mesta, el puente y la ladera del Pisuerga a su paso por Cabezón, pasaron a formar parte de la Cañada Real Leonesa.

El puente ha sido sin duda testigo de todo el devenir histórico de Cabezón. Pero será expresamente en 1812 cuando tome parte activa en la contienda franco-española, ya que uno de sus ojos fue volado para frenar el avance hacia Valladolid de las tropas invasoras galas. Concretamente sería el tercero de los ojos entrando desde la orilla izquierda del río. Tras la guerra, sería reconstruido primeramente en madera, pero luego se reedificó en piedra, respetando el estilo original; aunque es fácil reconocer ciertas diferencias con los primitivos.

Datos de contacto – Localización:

  • Avenida de Palencia, s/n. C.P. 47260. Cabezón de Pisuerga (Valladolid)
  • Coordenadas GPS: 41.737029, -4.642074