Blog

14 ago 2018

La Ruta del Vino Cigales completa su territorio con la incorporación de Quintanilla de Trigueros

La Ruta del Vino Cigales sigue creciendo con paso firme para convertirse en un destino enoturístico referente debido a su situación estratégica en el centro de Castilla y León y disponer de buenas comunicaciones con diversos atractivos. El pleno del Ayuntamiento de Quintanilla de Trigueros ha aprobado la adhesión a este proyecto enoturístico certificado en el año 2015, sumando en total doce municipios a la Ruta del Vino. La incorporación de este municipio servirá para fortalecer el Valle del Pisuerga con los viñedos históricos vinculados a la Denominación de Origen Cigales completando todos los municipios de la D.O. Cigales con la Ruta del Vino, a excepción del Pago del Berrocal en la ciudad de Valladolid.

Quintanilla de Trigueros, de apenas 110 habitantes, es una localidad coqueta con diferentes recursos turísticos por trabajar. Se encuentra situado a 28 kilómetros de Valladolid entre varias peñas, se erige esta localidad, que en los albores de su historia, cuentan que se empezó a poblar en las denominadas casas-cuevas. Hoy en día, el caserío está sobre tierra y como en casi todos los pueblos de nuestra provincia, con casas de piedra y algunas de adobe. Pero si curioso fue su comienzo, más resulta el hecho de que al contrario de lo que ocurre en la mayoría de los casos, los dos edificios más representativos, es decir, la ermita y la iglesia, se encuentran una junto a la otra y no con la ermita en el exterior del pueblo.

La iglesia, en honor de Nuestra Señora de la Asunción, es un edificio de cantería del s.XVI, y en él se unen el estilo renacentista con el mudéjar y el gótico. Está realizada en piedra y sobresale ante todo su imponente torre. Puede ser visitada contactando con el Ayuntamiento. La ermita, más pequeña construida en una sola nave, se erige en una pequeña cuesta junto a la iglesia y también está diseñada en piedra. Merece ser destacada su espadaña y su espléndido pórtico con columnas en la entrada.

Se trata de un pueblo coqueto, con calles estrechas y recortadas, donde podremos descubrir tres casas con escudos y otra en la que hay una reja sobre una ventana de bastante antigüedad.

Aparte de los edificios religiosos… se puede visitar el barrio de bodegas donde te puedes encontrar con bonitas sorpresas, los antiguos lavaderos, los únicos olivares que tiene la Ruta del Vino, gestionados por el Grupo Matarromera, con Oliduero, así como el recorrido del sendero GR-296 “Senderos del Clarete” que discurre por el término municipal junto a la Iglesia, y por amplios campos de cereal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>